Licencias y derechos de autor

¿Me prestas tus creaciones? ¿Qué puedo hacer con ellas?

por Alejandro Joos, con la colaboración de Franco Iacomella

Si tú te propones crear algo usando tu mente (por ejemplo: un cuento, una canción…), emplearás tiempo, esfuerzo, imaginación…, lo que te convertirá en autor de aquello que hayas hecho. A partir de esto, podrás decidir qué es lo que los demás pueden o no hacer con tu obra. Esto es posible gracias a la existencia de los derechos de autor.

Hay personas que no quieren que los demás hagan copias, presten, exhiban públicamente, traduzcan o se basen en su obra para hacer otras sin su autorización (o sin que paguen a cambio). Incluso, hay situaciones en que, si alguien llegara a hacer alguna de estas cosas, debiera pagar una multa o recibir una sanción.

Afortunadamente, hay oportunidades en que los autores pueden y deciden permitir que los interesados aprovechen su trabajo incluyendo las alternativas mencionadas. Incluyendo que lleguen a poner en venta lo que estuviera basado en tal labor.

Todos los permisos otorgados por quienes tienen los derechos de autor, se denominan licencias y las hay de distintos tipos. Una de las más usadas se llama Creative Commons Atribución y decimos que es libre pues la única condición que impone es la de aclarar quien ha dado origen a la obra.

Cuando un autor muere, las restricciones que este haya impuesto siguen vigentes durante cincuenta a cien años según la legislación de cada país. Una vez pasado este tiempo, su trabajo pasa a ser de dominio público. Esto quiere decir que cada uno podrá darle el uso que prefiera sin necesidad de pedir permiso a su creador. Una de las ventajas que esto trae es el que hoy podamos disfrutar de numerosas versiones modernizadas o adaptadas de cuentos y otros trabajos clásicos que, a veces, hasta se convierten en películas y musicales.

Por último, cabe aclarar que las obras que son de dominio público no siempre son libres. En el caso de los programas de computadora, también será necesario que el autor haya aceptado dar a conocer cómo este fue llevado a cabo mediante lo que llamamos código fuente. Solamente así podrán hacerse otros trabajos a partir de este.

Introducción del Capítulo I – Libro: Software Libre para gente pequeña (www.sembrandolibertad.org.ar)

Deja un comentario